jueves, 6 de junio de 2013

AD&D Ravenloft, tierra de brumas.


AD&D Siempre ha sido mi juego de rol favorito, se que el sistema no es el más completo y ni mucho menos el mejor de todos los juegos de rol que hay en el  mercado, pero si es el que más se ha adaptado siempre a la forma que he tenido de ver la fantasía épica, no en vano me inicie en el mundillo de los juegos de rol con los libro juegos de timunmas de Dragones & Mazmorras. Además fue uno de los primeros en incluir en sus páginas ilustraciones a todo color de grandes genios como Elmore o Bron, imágenes que han marcado mi particular percepción de los mundos de fantasía y de criaturas mitológicas como los dragones.




Pero, si por algo AD&D destaca de todos los demás juegos, es por la cantidad de mundos de campana que vieron la luz durante este prolífico periodo de la ya extinta TSR. Dark Sun, Planescape, Forgotten Realms o Greyhack, todos ellos con sus ventajas e inconvenientes, originales o no, pero buenos todos ellos sin  lugar a dudas.  De entre todos Ravenloft era uno de los más originales ya que aportaba una forma distinta de jugar, se dejaba a un lado el típico mazmorreo y el "saja, raja" que siempre ha distinguido a la franquicia, para aportar un aire de investigación, misterio y terror a nuestras mesas de juego. En esta ambientación , a menudo, las criaturas a las que nos enfrentábamos eran terriblemente poderosas mas allá de nuestro alcance y nivel, por lo que había que buscar otras opciones para derrotarlas y evitar el enfrentamiento directo.


  La ambientación, gótica y tétrica dejaba claro la desesperanza que sufrían los habitantes de estas tierras destinados todos ellos a un trágico fin a manos de algún monstruo nocturno.  Además el escenario aportaba monstruos clásicos de la literatura y cine de horror revisitados y modificados, con mucho trasfondo en sus fichas de juego para nuestras partidas, también aportaban nuevas y divertidas reglas de horror, locura y corrupción para que quedara claro que esta no era una ambientación cualquiera.  Los autores te animaban abiertamente a transmitir esta desesperanza y oscuridad perpetua que plasmaban en la ambientación, a tus jugadores de forma que les quedara claro que ellos iban a ser las siguientes víctimas de las brumas....  



El mundo de Ravenloft está dividido en una suerte de "islas", rodeadas todas ellas de una bruma omnipresente en toda las ambientación. Cada uno de estos reinos, está gobernado por un lord o señor que está unido a la tierra que gobierna por un lazo místico, que le da poder sobre ella, pero al mismo tiempo lo "ata" a su reino y hace que no pueda salir de el. Cada uno de estos señores tiene su propio trasfondo elaborado y una historia trágica tras de sí.  
No quiero desvelar mas de este increíble entorno de campaña, para, que cada uno lo disfrute con su Máster, pero realmente merece la pena atravesar las brumas y adentrarse en este maravilloso mundo gótico y terrorífico.